Viccarbe Talks – La polivalencia de los espacios con Isaac Estévez
18 diciembre, 2020

Viccarbe Talks – La polivalencia de los espacios con Isaac Estévez

La imaginación no tiene límites, así lo manifiesta el interiorista Isaac Estévez. Desde su recóndito estudio-showroom Olivia House, situado en el centro histórico de la ciudad de Valencia, el diseñador dominicano da rienda suelta a su imaginación para llevar a cabo todo tipo de proyectos.

Olivia House es un espacio acogedor, que desprende creatividad y calidez nada más cruzar la puerta. Espejos, bustos, lámparas y candelabros se mimetizan con un mobiliario de Viccarbe de formas geométricas sencillas, que contrastan y visten el ambiente, dotándolo de un aire mágico de sofisticación y elegancia que define a su autor. Los espacios podrán ser minimalistas, maximalistas o ambos a la vez, sin embargo, los auténticos clásicos contemporáneos se mantendrán sencillamente atemporales. Hablamos de piezas que perduran intactas en el tiempo y son símbolo de una modernidad permanente, que no entiende de modas ni de tendencias pasajeras.

Hoy, Isaac Estévez nos abre las puertas de Olivia House y nos demuestra que las corrientes decorativas no entienden de límites.

· · ·

comfy chair viccarbe armchair

· · ·

Para los que aún no te conocen: ¿Quién es Isaac Estévez?

Isaac Estévez es un hombre que vive en voz alta, con un estilo ecléctico, que mezcla lo contemporáneo con las piezas históricas, y que alguien ha denominado Alta Bohemia.

¿En qué consiste tu proyecto Olivia House?

Olivia House se concibió hace tres años como un piso piloto. Esa fue la idea inicial. Al poco tiempo cambiamos a lo que era un showroom como soporte para la tienda, con la intención de que resultara accesible para el público en general. De este modo nos visitaban clientes que buscaban intimidad para hablar de sus proyectos, a los que siempre asignamos un nombre porque necesitamos saber en qué estamos trabajando. Así creamos una historia y desarrollamos ese concepto específico que cobra vida poco a poco.

¿De dónde surgió la idea inicial?

Hace años en París me invitaron a un brunch, donde conocí a una mujer maravillosa, a través de la cual surgió el nombre de Olivia. Ella era una mezcla de naturalidad y sofisticación, refinamiento y feminidad, algo que siempre he admirado de las mujeres. Así fue como creé Olivia House.

En tu web defines Olivia House como un ser de ficción, como si se tratase de un personaje de la literatura universal. ¿Olivia House tiene vida propia y te impone sus normas para decorarla?

Aquí hay una libertad absoluta, pero el espacio es el que manda. Él, y no tú, es quien dice los productos que encajan y los que no.

En Olivia House la música también existe. ¿Qué papel juega en tu inspiración y en tu proyecto?

Mi querida amiga Laura Fitera dice que no concibo la vida sin música. Yo necesito unas horas para mí y empiezo cada día con música. Y cuando se crea y desarrolla un proyecto, siempre está presente porque me hace falta. Dependiendo del estilo que esté buscando nos vamos a un tipo u otro. La música te mimetiza con la historia en sí y nosotros creamos historias para que la gente las pueda vivir.  Como decía Coco Chanel, que el vestido no te lleve a ti, sino que tú le lleves a él.

¿Qué productos de Viccarbe has seleccionado para Olivia House y qué buscas en ellos?

Olivia House es un espacio con bagaje, por lo que sabía que cualquier pieza de Viccarbe iba a encajar bien. Escogí dos butacas Fedele y una butaca Brix; la mesa auxiliar Bamba en latón; y la mesa auxiliar Burin Mini. También elegí una mesa Aspa por la ligereza que podía aportar al entorno. Sus aristas rompen el espacio cuadrado y permiten seguir con las líneas orgánicas de las que Olivia House carece.

Te asocian con un estilo maximalista, ecléctico y barroco, pero ahora introduces materiales y texturas muy diferentes con Viccarbe. En decoración y arquitectura, ¿hay que huir de las etiquetas porque lo que prima es el mestizaje de estilos?

Mi trabajo es el compendio de mis viajes y mi madre está presente en todo lo que hago, pero nosotros no imponemos ningún estilo. El cliente es el que manda. A mí no me gustan las etiquetas. Prefiero que me llamen ecléctico y elegir buenas piezas. Si el espacio lo permite se puede ser maximalista con tejidos ricos y objetos de anticuario. El estilo barroco era burgués y palaciego, y se sigue asociando con una idea peyorativa. Aquí mezclamos y para eso hay que haber vivido mucho y tener un buen bagaje para comprenderlo. Con el mobiliario de Viccarbe hemos conseguido que se aligere la carga gracias a sus líneas geométricas, que me llaman mucho la atención. Sus sillas son también prácticas y desempeñan una función por sí mismas, una misión.

¿Con quién te sentarías a charlar en una de ellas?

Yo me sentaría con Laura Fitera y con Tom Ford en una silla Season. Tom Ford es un hombre bravo, que vive en voz alta, brillante como director y como diseñador.

¿Las piezas son minimalistas en sí mismas o dependen del lugar en el que se las emplaza?

Las piezas no tienen nada que ver. El espacio ayuda a la pieza y la pieza se suma al espacio e interviene, porque tú le asignas un papel. Si la colocas en un entorno blanco resulta un paisaje más anodino. Es como una obra de teatro. Las piezas no son minimalistas ni maximalistas, pueden ser más o menos ligeras, pero dialogan a la perfección con el resto de los elementos. El buen decorador lleva ese producto y le da el carácter que él quiere.

¿Qué papel desempeña la luz mediterránea dentro de tu proyecto?

Me encanta la luz mediterránea, la de Valencia. Posee una suntuosidad que te proporciona una mayor inspiración que otras. A las seis o siete de la tarde, se pone melancólica y te transporta a otros lugares. Estoy seguro de que Valencia me eligió a mí por su luz.

Es conocida tu fascinación por los espejos, un elemento decididamente luminoso. ¿Qué le aportan a tus proyectos?

El papel que juega un espejo es muy importante y lo incluimos en todo: techos, suelos, paredes…  Los espejos encuentran en el proyecto una bienvenida y nos permiten establecer un diálogo muy bonito con ellos. Cuando intervenimos espacios con espejo, aunque parezca un símbolo banal, no lo es. Si el espacio es ligero, los espejos lo elevan y traen a su interior la luz. Llevamos años trabajando con cazadores de tendencia, que buscan espejos por toda la parte vieja de Europa. Yo guardaba un montón de espejos antiguos, que ahora se han incluido en espacios y en proyectos.

Para finalizar, ¿Valencia es un lugar adecuado para desarrollar tu trabajo? ¿Te sientes cómodo entre sus calles, sus gentes, sus muros y misterios?

Valencia es LA CIUDAD. Tiene más encanto del que muchos valencianos creen. Para encontrar la belleza debemos llevarla en nuestro interior. Da igual que vivas en París, si tú no eres bello por dentro no verás bello París. Lo mío con Valencia fue un amor a primera vista.

comfy chair reading armchair interior design viccarbe furniture

· · ·

Fotografías | Daniel del Monte