Cómo adaptar una oficina tras el COVID-19
ESPACIOS

Cómo adaptar una oficina tras el COVID-19

8 septiembre, 2020

Con las nuevas medidas adoptadas a causa de la crisis sanitaria causada por el COVID-19, la vuelta a las oficinas se ha realizado en muchos lugares de trabajo de forma escalonada y adoptando una serie de medidas destinadas a proteger a los trabajadores de posibles contagios. 

La llegada del teletrabajo ha supuesto un gran reto para millones de trabajadores que, acostumbrados a una realidad totalmente social y dinámica en la que realizaban sus tareas en un entorno compartido con sus compañeros, se han visto obligados a trabajar desde sus casas. 

Sin embargo, no podemos afirmar que el fin del confinamiento domiciliario haya supuesto la vuelta a la normalidad en las oficinas; al menos, no a una normalidad tal y como la conocíamos hasta ahora.  El reto continúa para las empresas con una tarea que puede marcar la diferencia: la reestructuración de las oficinas para que cumplan con la nueva normativa vigente. 

Poco a poco, las zonas de trabajo como despachos, oficinas abiertas, espacios de coworking, salas de descanso o reuniones, han adoptado ciertas medidas obligatorias cuyo objetivo no es otro que redefinir las zonas colaborativas manteniendo las medidas de seguridad. 

Desde Viccarbe hemos preparado una vuelta gradual a los espacios colectivos de trabajo. Por eso, te explicamos cómo adaptar los diferentes tipos de oficinas tras el COVID-19, además de aportar algunos ejemplos de mobiliario colaborativo que encajan con estos nuevos espacios.

 

Cómo han cambiado los espacios en las oficinas tras el COVID-19

Si bien es cierto que las oficinas ya eran espacios que estaban cambiando y mejorando en cuanto a su confort y comodidad, el COVID-19 ha obligado a transformar nuevos criterios y aspectos en su diseño. El concepto de oficina o espacio de trabajo ideal ha cambiado por completo, ya que continuamente aparecen tantos espacios como trabajadores componen las empresas. La necesidad de reinventar las oficinas, desde el diseño, la decoración y el mobiliario en función de las nuevas necesidades, es una tarea fundamental. 

Aunque todavía no existe una normativa oficial para prevenir el virus en los espacios de trabajo, esta realidad nos ha hecho reconfigurar nuestros hábitos y formas de comportarnos, tanto de manera individual como colectiva. Algunas de las medidas o retos que las empresas tienen que adoptar para evitar los contagios son:

  • Mantener la distancia de dos metros. Es el espacio mínimo por persona en una oficina que también permite potenciar la sensación de confort y seguridad. Los empleados de las oficinas deberán estar a una distancia de dos metros en todo momento para evitar contagios. Adaptarnos a esta separación puede ser más sencillo si las compañías implantan nuevas señaléticas que advierten del cumplimiento de la distancia social, como es el caso de esta advertencia que el diseñador Jaime Hayron creó el pasado año para Viccarbe.

social distance by jaime hayon

  • Potenciar el teletrabajo. Es importante redefinir el flujo de circulación en los espacios de trabajo. Las compañías tendrán que incorporar varios puntos para realizar encuentros virtuales dentro de una filosofía colaborativa, ya que si la empresa cuenta con muchos empleados, estos pueden estar trabajando desde casa o en la empresa. Asimismo, en las oficinas los periodos de visitas o desplazamientos a otros lugares o empresas también se verán reducidos.
  • Reducir el aforo. En función de los metros cuadrados que dispongan las oficinas o espacios de trabajo puede ser necesario reducir los aforos. Además, las mesas que antes eran compartidas por los empleados deberán reasignarse para mantener las distancias pertinentes y evitar así el intercambio de información física.
  • Readaptar los espacios de manera gradual. Hay compañías que ya han incorporado sensores de iluminación para no tener que tocar constantemente los interruptores, controles mediante voz o grifos y puertas que se accionan de forma automática gracias a un detector de movimiento.
  • Aplicación de las reglas sanitarias. Las empresas con oficinas que trabajen presencialmente deberán adaptar los espacios promoviendo el uso de materiales y acabados de fácil limpieza además de animar a una desinfección constante de manos con gel hidroalcohólico o el lavado de manos. En esta misma línea, cada centro de trabajo deberá tomar ciertas medidas según sus necesidades de espacio implantando una serie de mamparas o paneles y obligando a llevar mascarilla.
  • Tener preparado un plan de contingencia. Si detectamos un caso de COVID-19 en la oficina es necesario implantar un protocolo de actuación urgente. A su vez, este caso deberá comunicarse a los servicios sanitarios correspondientes y a los empleados que hayan estado en contacto con la persona contagiada para ponerse en cuarentena.

Los muebles que se adaptan a las oficinas ante la pandemia

En esta vuelta a las oficinas debemos ser capaces de mantener la distancia física pero no social. El objetivo principal será continuar trabajando en pro de un objetivo común por el cual sentirnos orgullosos como organización y entender una nueva forma de distribuir los espacios de la oficina. Desde Viccarbe hemos seleccionado un mobiliario flexible que nos permitirá adaptar y asegurar la disposición de los espacios: 

  1. Sofá Sistema. Este sofá está diseñado para conseguir el máximo confort y funcionalidad. Sus múltiples composiciones permiten que el cliente pueda configurar el sofá a medida de sus gustos y las necesidades de su proyecto. Con diferentes respaldos, asientos, brazos o accesorios, el Sofá Sistema crea un concepto de pieza innovadora. Gracias a los diferentes módulos y accesorios, como las mesas y brazos integrados, se pueden diseñar composiciones angulares o lineales que se adaptan a cualquier espacio y oficina, siempre respetando las distancias de seguridad. Además, incluye la opción de añadir electrificaciones integradas, lo que facilita la conectividad a los usuarios en todo momento.
  2. Mesa Serra. Ideal para dividir espacios, esta pieza ha sido diseñada para ser transportada con facilidad. Además, es la más adecuada si queremos apoyar nuestros ordenadores o simplemente tomar un café respetando la distancia de seguridad.
  3. Taburete Last Minute. Diseñado por Patricia Urquiola, el Taburete Last Minute se caracteriza por ser una pieza versátil que permite ofrecer movilidad a los trabajadores de una oficina. Es perfecto para el nuevo concepto de oficina donde surgen nuevas necesidades y los espacios se transforman en rincones multidisciplinares.
  4. Mesa Trestle. La Mesa Trestle, diseñada por el arquitecto John Pawson, permite crear composiciones infinitas gracias a sus dimensiones extensas, lo que facilita la posibilidad de incorporar mamparas protectoras o mantener la distancia de seguridad entre los empleados, por ejemplo. Esta pieza tan versátil es la más adecuada para espacios como oficinas o salas de reuniones y espacios abiertos con mucho uso ya que es una pieza muy resistente, con líneas finas, limpias y con patas de madera.
  5. Silla Maarten Plastic. Esta silla está fabricada con un material de fácil limpieza que permite realizar una rápida desinfección, idónea para espacios compartidos como salas de reuniones y comedores. La Silla Maarten Plastic es una pieza idónea para utilizar en espacios compartidos y con mucho tránsito de trabajadores. En su versión con ruedas potencia la colaboración y el trabajo en equipo, ya que acerca a los empleados mediante movimientos ágiles y suaves.

Con el fin de que la vuelta a las oficinas sea lo más segura posible, Viccarbe, especializada en fabricación y diseño de muebles para contract, retail, hospitality y hogar, ha elaborado la Guía “Normalidad Transitoria” para la vuelta a los espacios sociales. Esta guía facilita la vuelta gradual a los espacios colectivos, la seguridad y protección, el espíritu de colaboración y la zona de confort. Descárgatela totalmente gratis desde nuestra web.